martes, 24 de junio de 2014

Nunca tuve tanto valor como el día en el que te permití quererme.



Lucho cada día por aparentar ser fuerte.

Estar fuerte para que tu tengas un hombro que no se desmorone al verte llorar.

Lucho por devolverte esa sonrisa que logre sacarte hace un tiempo ya, me encanta ser el motivo de esa sonrisa.... y que pocas veces pierdes.

Por sacar fuerzas para abrazarte, para que nunca puedas llegar a sentirte solo, hacerte saber que estoy ahí y estaré ahí apoyándote como el que mas en todo esto, aunque más de una vez sean momentos duros para mi.

Apoyarte y verte crecer día a día con lo que amas, que sigas emocionándome al verte y poniéndome los pelos de punta.

Por conservar esa sonrisa que cada mañana te ilumina la cara… por ir con la cabeza alta.

Lucho por no bajar nunca mi mirada pase lo que pase.

Lucho por seguir viéndome reflejado en el brillo de tus ojos.

Lucho por conseguir luchar cada día en esta lucha que nunca termina, y que no tiene ni vencedores ni vencidos...tan solo la necesidad de no acabar nunca.

Sentir mil sentimientos y no entender ninguno de ellos, preguntarme cosas que son evidentes, pero que adoro escuchar.

Querer rozar tu piel, sentir escalofríos cuando sienta tus dedos en mi espalda a la hora de dormir. Sonreír cada vez que hablamos, perderme en un cuento en el que estamos solos tu y yo y nuestra peculiar historia que no ha hecho más que empezar

29. R.S.P