martes, 18 de febrero de 2014

Apostar por lo que nadie apostaría



Y sin saber porqué, el destino les cruzó otorgándoles la oportunidad para estar juntos.

A simple vista parecíamos diferentes, nuestras vidas no tenían nada en común, pero solo eso, parecíamos, donde al final le descubrí y me di cuenta que no existía persona mas afín a mi.

La vida nos dio la experiencia de amar y de ser amados , formando así una pareja por la que nadie habría dado un duro.

Y es que es ahí donde reside la magia.

¿Quién dijo que solo los polos opuestos se atraen?


Cuando me besa consigue hacerme perder la noción del tiempo, aunque a veces sea un cabezota y piense que estoy harto, él es el que hace que pierda el control, que mi conciencia desaparezca por momentos y deje paso a la tentación.

No puedo engañar a nadie y mucho menos a mí, me hace sentirme yo mismo, me devuelve la vida y me la mejora.

Es él, el único que supo conectar conmigo desde el minuto uno, no para de volverme loco, cada palabra que me dedica hace que me dé un vuelco al corazón, a pesar de las pocas veces lo exprese como debía hacerlo, hace que se me erice la piel y me suba un escalofrío desde los pies hasta el último pelo de la cabeza.

Su manera de sonreírme, sus bobadas, su gesto con la lengua, su mirada que incita a todo lo prohibido. Es una sensación que no me importaría cometer una y otra vez.

Me llevas al cielo, pero siempre acabamos en el infierno. Me has creado adicción por ti. No quiero separarme de ti, cada minuto que comparto a tu lado es un minuto más que me regalas y que me devuelve a la vida, esa vida que estuve tiempo malgastando.


Me has devuelto la sonrisa, me has elevado hacia la alegría y nunca me sueltas de ella, por nada del mundo...creo que contigo la felicidad no es tan imposible de alcanzar.




No hay comentarios:

Publicar un comentario