miércoles, 11 de septiembre de 2013

No busques a alguien que te haga sonreír.


No busques a alguien que te haga sonreír. Busca a alguien que te haga olvidar de todo; la sonrisa después sale sola.


No sabe qué camino coger.
El amor de nuevo le llama, supone mucha variedad, muchas ventajas. Felicidad.



Pero conocía de sobra los inconvenientes. Me frenaban pero puede que no recuerde que me saliera una sonrisa tan grande como la que dibujaba mi cara aquel día que nos vimos y eso que aun no estábamos juntos.


Estaba hundido hasta el fondo, me había costado tanto levantarme que suponía mucho riesgo volver a caer. Reconstruirme.


Dicen que duele más la decepción que la traición y si, seguramente ese sea el mayor motivo para que una persona cambie de la noche a la mañana; se ha cansado de decepcionarse...


Disfrutaba el día a día con las pequeñas cosas que iban pasando, ya no lloraba al recordar el amor de ayer, pero aun no estaba preparado para soñar con sus labios, o quizás si… Solo que aún no los había probado.

Como cuando quieres decir algo pero no puedes… Sí, creo que desde que nos conocimos he intentado hablarte desde dentro pero me frenaba el miedo, quizás la duda, o tus ojos.



Que siempre he sido un valiente disfrazado de cobarde, para auto convencerme de que si algo puede salir mal, saldrá mal.

En cambio llega el dia que no me dejas hablar, porque siento que mirándole a los ojos puedo decir más que con insensatas palabras malinterpretadas.



Gritar con la boca cerrada, hablar con las manos, susurrar con la mirada.

Las palabras sobran tanto a veces, mejor bésame, hablar podremos seguir hablando luego, pero no sé cuando podre darte un beso de nuevo.

¿Miedo? Bueno, soy valiente, tú me haces sentir valiente y eso es algo que no cualquiera ha conseguido.

Porque hay cosas que solo ocurren una vez, pero estoy seguro que tú y yo seremos más veces.

Pero en efecto, nosotros nos entendemos mejor en distancias cortas, y tú y yo no sabemos hablar a lo lejos.

Me encanta hablarle cuando se queda durmiendo, cuando a mitad de la noche me busca la mano y se acurruca encima de mi.




Son pequeñas cosas, pequeños gestos que hacen que cada día este mas seguro de continuar con todo esto, nunca pensé que volvería a sentir estas cosas tan fuertes de nuevo.

TooolratoTooolrato


1 comentario:

  1. Que bonito el blog, tienes que tener un coraSón enorme. Enhorabuena:) y que no cambies nunca tu forma de pensar y sentir

    ResponderEliminar