jueves, 11 de julio de 2013

No tengo ni idea



No tengo ni idea de si existe un número de errores máximos en la vida, pero seguramente yo he sobrepasado el cupo.

Y qué se puede esperar de alguien que tiene ordenada su vida pero no su cabeza... o su corazón, como llamamos al lugar de los sentimientos.

Tengo claro que podría haberlo hecho mejor, pero quizá de haber sido así no habría llegado a ser quien soy.

Tampoco habría aprendido muchas cosas de la gente. A base de caídas conoces el mecanismo de cómo levantarte, pero eso es todo teoría, nunca pasamos a la práctica.


Por muchas veces que neguemos oportunidades a la gente, no somos nadie para hacerlo, porque en realidad no tenemos máximos ni mínimos, en realidad ninguna edad es la mejor para equivocarse, solo tiene más o menos consecuencias.




Porque soy probablemente la peor persona para seguir sus propios consejos que existe.

El que más se plantea las cosas que no tienen sentido y muy impulsivo con decisiones importantes.

Se reírme de mi mismo y se cuándo tengo que ayudar a los demás.

Soy de los que piensa que no hay edad para equivocarse y que no hay que arrepentirse de nada. De los que se enfada por tonterías.

Nunca me doy por satisfecho y a veces me paso de inconformista.

Soy de los que está dispuesto a aguantar lágrimas, y abrazos, pero sobre todo lágrimas.

Soy de los que piensa que se pierde mucho tiempo pensando y utilizamos poco queriendo.


De los que, si encuentra su sitio, no hay quien la mueva de allí. 



"Equivócate, haz tu vida interesante. Ríete y hazla divertida. Levántate y hazla valer la pena"




No hay comentarios:

Publicar un comentario