domingo, 27 de enero de 2013

Carta al futuro


Querido yo del futuro:
Quería decirte que aquí las cosas van a mejor, que ya no duele tanto, que te acostumbras a la ausencia.
Que todo se supera.
Debes tenerlo en cuenta, ya que eres tu quien me demostró que podía con todo lo que viniera, ahora me toca a mi devolverte el favor.
Quiero decirte que no se como serás dentro de unos años.
Pero no dejes de intentar nada de lo que haces, no permitas que el miedo domine tu vida.
Recuerda que yo ya lo hice una vez, te he visto crecer día tras día, he visto como seguías cambiando con el tiempo.
Estás muy diferente, debes saber que siempre se presentara una batalla y hay veces que te tocara perder, mantente fuerte.
No te dictes sentencias ni te impongas castigos, perdónate absolutamente todo porque siempre lo hiciste lo mejor que pudiste.
Eras y de momento sigues siendo joven y buena gente.
Quizás esta carta acabe en un misero cajón, pero también puede que la recuperes.
Pues decirte que rompas las reglas, me enseñaste que están echas para romperse, rompe las cadenas con las que tu mismo te has atado.
Quiérete. Que sepas que me siento totalmente orgulloso de ti, que he visto como has seguido sonriendo.
Valórate. Yo estaré contigo toda la vida e iré enseñándote a vivir de las pequeñas cosas.
Tengo una pregunta ¿Todavía recuerdas cuando solo llorabas por que te habías raspado el codo o te sangraba la rodilla? Ahora ya no lloras por ti, ahora lloras por los demás, asíque sigue llorando solo por ti y no por nadie mas ¿Te acuerdas cuando los problemas se solucionaban con un empezamos de nuevo? Claro que te acuerdas.
Las cosas cambian Pablete, pero para mi sigues siendo el mismo de siempre.
Pero recuerda, cada error te ha hecho ser quien eres. Cada decisión te ha hecho llegar hasta aquí.
En horas bajas con la cabeza bien alta, seguirás ahí mostrándome cada día quien es el verdadero yo, porque estaré contigo siempre.

sábado, 19 de enero de 2013

Tiempo


Tic tac, tic tac, tic tac; pasan los segundos y yo aquí pensando en algo que seguro que todos hemos pensado alguna vez ¿me he planteado si estoy aprovechando mi vida con sentido o la estoy dejando pasar?
Veo correr las horas, quitándole importancia al tic tac del reloj que, cada segundo me recuerda que el anterior ya ha pasado...
Pues bien, hoy puedo decir que me siento fuerte, me he caído muchas veces, pero que he sabido salir adelante y os puedo asegurar que no es fácil, nada fácil.
Vida nada más que hay una, creo que no hay nada más bonito que sentir y poder recordar.
Esos recuerdos que te hacen sonreír o incluso enfadarte por haberlos recordado; personalmente y por experiencia, normalmente suelo recordar los bueno momentos, los malos tienen que ser muy malos para que yo los recuerde porque, con una vez vividos, ya es suficiente.
Hoy por mi...y mañana por mí!!
Siempre pequé de tonto; cansado de serlo, confieso que es una parte de mí que no sé porqué...no puedo cambiar.
Pero creo en el destino y quizás esa sea mi misión: conformarme con lo que me piden, y retarme a mi mismo.

Con el tiempo aprendes que estar con alguien porque te ofrece un buen futuro significa que tarde o temprano querrás volver a tu pasado.
Te das cuenta que solo quien es capaz de amarte con tus defectos, sin pretender cambiarte, puede brindarte toda la felicidad que deseas y que si estas al lado de esa persona solo por acompañar tu soledad, irremediablemente acabarás deseando no volver a verla.
Con el tiempo.. te das cuenta que los amigos verdaderos valen mucho más que cualquier cantidad de dinero, que los verdaderos amigos son contados, y que el que no lucha por ellos, tarde o temprano se verá rodeado solo de amistades falsas.
Con el tiempo aprendes que las palabras dichas en un momento de ira pueden seguir lastimando a quien heriste, durante toda la vida.
Aprendes a disculpar, aunque cualquiera lo hace, pero perdonar es solo de almas grandes.
Con el tiempo te das cuenta que aunque seas feliz con tus amigos, algún día lloraras por aquellos que dejaste ir.
Con el tiempo te das cuenta que cada experiencia vivida con cada persona, es irrepetible, es única.
Con el tiempo verás que aunque seas feliz con los que están a tu lado, añorarás terriblemente a los que ayer estaban contigo y ahora se han marchado.
Aprenderás que intentar perdonar o pedir perdón, decir que amas, decir que extrañas, decir que necesitas, decir que quieres ser amigo… ante una tumba ya no tiene ningún sentido.

Pero desafortunadamente, sólo con el tiempo… Las personas se hacen viejas muy pronto, y sabias demasiado tarde, a base de derrotas, justo cuando ya no hay tiempo

Lo que está claro es que con el tiempo quien quiere puede y que todo se termina logrando, sea antes o sea después