lunes, 31 de diciembre de 2012

Del 2013 yo no espero nada



Hoy, como cada 31 de diciembre toca despedir el año.
De este año 2012 hay mucho que decir, mucho que contar y mucho que aprender.
Ha sido un año con sus cosas buenas y sus cosas malas, quizá más malas que buenas.
Bueno, eso como todos, ¿no? Mis aciertos, mis errores.
Supongo que al fin y al cabo todos esos errores son los que me hace aprender.
De hecho este año he aprendido muchas cosas.
Que más vale tener dos amigos de verdad que tener 200, pero no de los de verdad.
He comprobado por mí mismo que conocidos hay muchos, pero amigos de verdad, pocos.
Que gente que aparece de la nada en tu vida se convierten en personas imprescindibles para ti.
Ha sido un año en el que ha entrado gente nueva en mi vida, eso no me ha hecho olvidar a las personas que ya estaban en ella.
Un año lleno de momentos, momentos buenos, estupendos, momentos inolvidables, momentos que no se pueden explicar, momentos que no cambiaría por nada, pero que ahora se quedan ahí, en el recuerdo.
Que tienes todo y al día siguiente tu vida cambia y no tienes nada, pero si te lo propones, poco a poco se termina saliendo de ello.
Pasa un año más, dejo atrás inolvidables recuerdos y grandes personas.
Un año donde vivimos muchas emociones, y muchos momentos, tan bonitos como difíciles.
He perdido cosas, y también personas.
He dejado pasar oportunidades, por las que ahora desearía poder volver a atrás.
He cometido errores, he dudado de lo que realmente merecía
He querido más de lo que tenía y no he apreciado a los que realmente me querían.
Y mirad, aquí sigo, desafiando a la vida, demostrando que todos merecemos segundas oportunidades o quizá oportunidades nuevas con ilusiones renovadas.
Pude pasar malas etapas, pero debes conocer el dolor para valorar la felicidaddebes conocer el odio, para sentir el amor.
Debes conocer lo que es llorar, para merecer sonreír.  
Debes ser feliz, vivir cada instante como si fuese el último, y saber cuales son las cosas que realmente te hacen sentir vivo. 
No te encierres en lo que tu corazón y cabeza luchan, dale esas oportunidades de conocerte a la gente que llegan, que quizá valgan la pena.
Olvídate de cada problema, no sería un problema si no tuviese solución, y si no tiene solución es algo que debía pasar y ya.
Si no te aceptan, ya aparecerá alguien que te tienda su mano, y descubrirás el sentido de la amistad.
Si hay algo que no se te da bien, demuestra que todo lo que te falta ahí, te sobra en motivos para sonreír.
No quieras nada material, ya sabes, no es más rico quien más tiene, si no quién menos necesita.  
Empieza el año sabiendo por que matarías y por quien morirías.  
Todo lo que no has tenido este año, te lo dará la vida a golpes de sonrisas

Adiós 2012 ahí te quedas! Con muchos momentos, con grandes emociones y recuerdos de mi vida, pero hoy te digo que paso pagina, que cierro muchos capítulos contigo que no quiero volver a leer.

Solo quiero acabar el año con una sonrisa, una que tengo no desde hace mucho tiempo, y no se si seguirá por mucho tiempo, pero quiero acabar con ella.


Del 2013 yo no espero nada, así la decepción luego es más pequeña y la alegría mas grande.



No hay comentarios:

Publicar un comentario