sábado, 22 de diciembre de 2012

Dale la vuelta a tu sonrisa, hoy te la has puesto del revés


Voy a hablaros de algo que me ayuda a caminar, que me ayuda a pelear, algo que con solo estar ahí, a mi lado te dan fuerzas para cualquier cosa.

Son unas pequeñas personitas con gran corazón, que con el paso del tiempo supieron hacerse hueco y quedarse ahí, y se que para bastante tiempo.

¿Que si creo en el destino? Si, si que creo, pienso que las cosas suceden por alguna razón, que si alguien entra o sale de mi vida es por algo en especial, y ellas llegaron por algo también, unas llegaron antes, otras después, otras estuvieron siempre conmigo

Creo que si sucede algo malo en mi vida, más tarde será recompensado con algo realmente bueno... y lo bueno son ellas.

Hay días que te levantas extraño, menos motivado que de costumbre, pensativo, cabizbajo, susceptible, desanimado, apagado, pero todos esos días cambian cuando tienes a tu lado a alguien así.

Gracias por cada momento, por cada sonrisa, por saber que no estoy solo y que de todo se puede salir si tienes a gente como vosotras a tu lado.

Gracias por simplemente estar ahí, a mi lado cuando os necesitaba y pedía estar con vosotras y siempre estuvisteis ahí, cuando necesitaba estar con alguien y pedía no quedarme solo.

Perdón por haceros escuchar mis problemas una y mil veces, y decir siempre lo mismo, perdón por escuchar cosas que tal vez no os gustaran…


A veces es mas fácil sonreír, que explicar el por qué estas mal.
Que por un día tonto, un mal momento me ha tocado sacar fuerzas de donde nunca las hubo.
Sin vosotras esto hubiera sido diferente, y no sé como agradeceros tanto.


Porque últimamente la gente lo que cumplen son años y no promesas.
He descubierto que los principios dan miedo, los finales son tristes y que lo que importa es el camino.

Ahora toca ser feliz al menos intentarlo, aunque pueda fallar… quiero que vosotras estéis ahí para verlo, ver como esta tristeza y alguna lagrima que de vez en cuando se escapa pasa a ser felicidad y sonrisas.



Ahora digo que sí, que en el 2012 se quedan muchas cosas y prometo no volver a estar mal.

Os quiero muchísimo
"He aprendido que no tengo que perder el tiempo tumbando ochos que al final se levantan."

No hay comentarios:

Publicar un comentario