lunes, 31 de diciembre de 2012

Del 2013 yo no espero nada



Hoy, como cada 31 de diciembre toca despedir el año.
De este año 2012 hay mucho que decir, mucho que contar y mucho que aprender.
Ha sido un año con sus cosas buenas y sus cosas malas, quizá más malas que buenas.
Bueno, eso como todos, ¿no? Mis aciertos, mis errores.
Supongo que al fin y al cabo todos esos errores son los que me hace aprender.
De hecho este año he aprendido muchas cosas.
Que más vale tener dos amigos de verdad que tener 200, pero no de los de verdad.
He comprobado por mí mismo que conocidos hay muchos, pero amigos de verdad, pocos.
Que gente que aparece de la nada en tu vida se convierten en personas imprescindibles para ti.
Ha sido un año en el que ha entrado gente nueva en mi vida, eso no me ha hecho olvidar a las personas que ya estaban en ella.
Un año lleno de momentos, momentos buenos, estupendos, momentos inolvidables, momentos que no se pueden explicar, momentos que no cambiaría por nada, pero que ahora se quedan ahí, en el recuerdo.
Que tienes todo y al día siguiente tu vida cambia y no tienes nada, pero si te lo propones, poco a poco se termina saliendo de ello.
Pasa un año más, dejo atrás inolvidables recuerdos y grandes personas.
Un año donde vivimos muchas emociones, y muchos momentos, tan bonitos como difíciles.
He perdido cosas, y también personas.
He dejado pasar oportunidades, por las que ahora desearía poder volver a atrás.
He cometido errores, he dudado de lo que realmente merecía
He querido más de lo que tenía y no he apreciado a los que realmente me querían.
Y mirad, aquí sigo, desafiando a la vida, demostrando que todos merecemos segundas oportunidades o quizá oportunidades nuevas con ilusiones renovadas.
Pude pasar malas etapas, pero debes conocer el dolor para valorar la felicidaddebes conocer el odio, para sentir el amor.
Debes conocer lo que es llorar, para merecer sonreír.  
Debes ser feliz, vivir cada instante como si fuese el último, y saber cuales son las cosas que realmente te hacen sentir vivo. 
No te encierres en lo que tu corazón y cabeza luchan, dale esas oportunidades de conocerte a la gente que llegan, que quizá valgan la pena.
Olvídate de cada problema, no sería un problema si no tuviese solución, y si no tiene solución es algo que debía pasar y ya.
Si no te aceptan, ya aparecerá alguien que te tienda su mano, y descubrirás el sentido de la amistad.
Si hay algo que no se te da bien, demuestra que todo lo que te falta ahí, te sobra en motivos para sonreír.
No quieras nada material, ya sabes, no es más rico quien más tiene, si no quién menos necesita.  
Empieza el año sabiendo por que matarías y por quien morirías.  
Todo lo que no has tenido este año, te lo dará la vida a golpes de sonrisas

Adiós 2012 ahí te quedas! Con muchos momentos, con grandes emociones y recuerdos de mi vida, pero hoy te digo que paso pagina, que cierro muchos capítulos contigo que no quiero volver a leer.

Solo quiero acabar el año con una sonrisa, una que tengo no desde hace mucho tiempo, y no se si seguirá por mucho tiempo, pero quiero acabar con ella.


Del 2013 yo no espero nada, así la decepción luego es más pequeña y la alegría mas grande.



domingo, 23 de diciembre de 2012

Cada día es una nueva oportunidad para cambiar algo


Puede que apueste por el número 5 y salga el 6.
Puede que mañana llueva o podamos ir a la playa.
Puede que suspenda el examen o saque la máxima nota.
Puede que al cruzar la esquina encuentre al chico de mis sueños o simplemente tropiece y me caiga.
No hay nada imposible en la vida, las cosas simplemente son improbables pero eso a su vez es probable. El destino juega con nosotros. A veces para bien, a veces para mal, pero vida solo hay una y se nos ha dado la oportunidad de vivirla, de disfrutarla, de exprimirla al máximo, para no contar con los dedos de una mano los momentos increíbles, sino los malos.
No podemos encerrarnos en el "Y si..." hay que jugar, se pueden tener buenas cartas o no.
Pero hay que arriesgar para poder ganar, y no atormentarnos después en un futuro con el "si hubiera..."

Al final te acabas dando cuenta de que andar dándole vueltas a una misma cosa tantas veces no sirve para nada...porque al fin y al cabo lo que tenga que pasar, pasará
Que la meta es llegar hasta el final, y el final es exactamente donde tú te propongas llegar.
Y es que en la vida no se trata de buscar el momento perfecto…solo se trata de dejarte llevar



"Alguien me dijo una vez que en el momento en que te paras a pensar si quieres a alguien, ya has dejado de quererle para siempre"

sábado, 22 de diciembre de 2012

Dale la vuelta a tu sonrisa, hoy te la has puesto del revés


Voy a hablaros de algo que me ayuda a caminar, que me ayuda a pelear, algo que con solo estar ahí, a mi lado te dan fuerzas para cualquier cosa.

Son unas pequeñas personitas con gran corazón, que con el paso del tiempo supieron hacerse hueco y quedarse ahí, y se que para bastante tiempo.

¿Que si creo en el destino? Si, si que creo, pienso que las cosas suceden por alguna razón, que si alguien entra o sale de mi vida es por algo en especial, y ellas llegaron por algo también, unas llegaron antes, otras después, otras estuvieron siempre conmigo

Creo que si sucede algo malo en mi vida, más tarde será recompensado con algo realmente bueno... y lo bueno son ellas.

Hay días que te levantas extraño, menos motivado que de costumbre, pensativo, cabizbajo, susceptible, desanimado, apagado, pero todos esos días cambian cuando tienes a tu lado a alguien así.

Gracias por cada momento, por cada sonrisa, por saber que no estoy solo y que de todo se puede salir si tienes a gente como vosotras a tu lado.

Gracias por simplemente estar ahí, a mi lado cuando os necesitaba y pedía estar con vosotras y siempre estuvisteis ahí, cuando necesitaba estar con alguien y pedía no quedarme solo.

Perdón por haceros escuchar mis problemas una y mil veces, y decir siempre lo mismo, perdón por escuchar cosas que tal vez no os gustaran…


A veces es mas fácil sonreír, que explicar el por qué estas mal.
Que por un día tonto, un mal momento me ha tocado sacar fuerzas de donde nunca las hubo.
Sin vosotras esto hubiera sido diferente, y no sé como agradeceros tanto.


Porque últimamente la gente lo que cumplen son años y no promesas.
He descubierto que los principios dan miedo, los finales son tristes y que lo que importa es el camino.

Ahora toca ser feliz al menos intentarlo, aunque pueda fallar… quiero que vosotras estéis ahí para verlo, ver como esta tristeza y alguna lagrima que de vez en cuando se escapa pasa a ser felicidad y sonrisas.



Ahora digo que sí, que en el 2012 se quedan muchas cosas y prometo no volver a estar mal.

Os quiero muchísimo
"He aprendido que no tengo que perder el tiempo tumbando ochos que al final se levantan."

sábado, 15 de diciembre de 2012

Vivimos ocultando nuestros propios sueños


Esos días en los que nada ni nadie te puede ayudar, que lo único que necesitas es desaparecer y no volver durante un tiempo. 
Que quién pensabas que estaba más cerca ahora en los malos momentos, es el más lejano y sin embargo otros no tan cercanos se preocupan por ti y te hacen sonreír, personas que de verdad merecen la pena y merecen que les dediques cada día una sonrisa... 
Esos días en los que esa persona podría sacarte una pequeña sonrisa, aunque las cosas no cambiaran, te ayudaría y sin embargo ni siquiera se preocupa por ti, esa persona ni siquiera te habla. 
Esos días en los que no quieres estar con nadie pero tampoco quieres estar solo, días en que necesitas a alguien que este contigo en silencio, que te entienda sin que le hables y que te consuele sin que te hable. 
Esos días en los que las palabras sobran y las sonrisas faltan. Momentos en que por poco que sea cada cosa cogerá más y más peso, momentos en los que las lágrimas tienen comienzo pero no fin. 
Entonces es cuando deseas irte y sentir que esto es pasajero, sentir el aire, el mismo aire que te secará las lágrimas. Ese día en el que todo esta oscuro, ese día en el que te das cuenta quien esta de verdad y quien no ... 
Día en el que la mejor compañía es alguien que solo escucha y acompaña de corazón, quien de verdad no te deja solo aunque tu no se lo pagues de la mejor forma...

Hoy, después de mucho tiempo sin escribir, me paro a reflexionar sobre pequeños detalles de la vida, como cambia la vida de las personas, en definitiva, las ganas de luchar por algo o alguien.
Muchas personas empiezan con ganas cuando conocen algo nuevo.
Algunas luchan por no perderlo mientras otras por ganarlo.
 Las que quieren ganar, comienzan con ilusión, ganas de dar lo que sea por esa persona y recibiendo aunque sea la mitad de lo que dan, sin tener miedos, sin mirar atrás.
Pero hay un momento que hay tal sentimiento, que te planteas todo lo anterior, si te merece la pena perder lo que ya tienes acumulado por llegar a superarlo.
Y, de repente, un día sientes que no lo tienes, que ya no hay motivos para intentar ganar más de lo que tenías, aunque no es tarde de mantener lo que tienes aún.
También hay personas que tienen algo y se olvidan que para "mantenerlo con vida" hay que cuidarlo y estar pendientes de ellas, por lo que lo terminan perdiendo, y una vez así, se lamentan por ello.
Y luego están las personas que lo cuidan, que intentan hacer todo lo posible por conservar lo que tienen y que les da miedo perderlo.
Pero las personas no pueden obligar a otras a quedarse si no quieren.
A pesar de todo esto, ciertas personas no dirán nada y seguirán guardando sentimientos y dando todo lo que puedan de ella. 

Te echo de menos, quizá no de manera física pero echo de menos el reír cada vez que me hacías de rabiar, las  burlas que te hacía cuando te enfadabas, echo de menos hacer pequeños detalles que tengan gran significado…




viernes, 30 de noviembre de 2012

¿Mi plan? Reír, soñar y disfrutar


En esta vida tienes que estar preparado para cualquier cosa, siempre me lo han dicho y la verdad es que tenían razón.
He pasado por momentos que hubiera deseado no pasar y he tenido sensaciones difíciles de descifrar.

Sí, quizás esté solo.
No tengo a nadie a mi lado, a nadie que me de los buenos días por la mañana con un beso, a nadie que me llame todos los días porque necesite escuchar mi voz, a nadie que sonría cuando yo sonrío, a nadie que cuando estemos juntos se le pase el tiempo tan rápido que se despida de mi lentamente, a nadie que cuando me bese sienta ese cosquilleo que todos sentimos cuando nos enamoramos...
Y sí, me encantaría tener a alguien así, que se preocupe por mi, que me quiera, que me haga feliz….
Pero a veces, en la vida no se puede conseguir lo que uno quiere.
Y qué vas a hacer ¿enfadarte, encerrarte en tu casa, amargarte por no tener a alguien con el que compartir tu vida? Pues no, no debe de ser así.
Sal de tu casa, con la cabeza bien alta y piensa que eres feliz así, que no necesitas a nadie, diviértete, cumple tus sueños, sal de fiesta hasta al día siguiente, baila hasta que los tobillos te duelan, ríete hasta que te duela la barriga, canta hasta quedarte sin voz, pero ante todo, sonríe.
Si quieres hacer algo, hazlo sin más, solo por el placer de recordarlo después y sonreír. Vive y disfruta, solo eso.

He tardado en darme cuenta, pero creo que a día de hoy ya he comprendido que todo terminó... sí, quizá terminó hace muchísimo mas tiempo, pero nunca se esta preparado para comprender cosas así. 

¿Mi plan? Reír, soñar y disfrutar

sábado, 17 de noviembre de 2012

Crea tu propia vida, encuéntrala y luego vívela... vívela como tu quieras vivirla

No dejes que termine el día sin haber crecido un poco, sin haber sido feliz, sin haber aumentado tus sueños. 
No te dejes vencer por el desaliento. No permitas que nadie te quite el derecho a expresarte. 
No abandones las ansias de hacer de tu vida algo extraordinario. La vida es desierto y oasis. Nos derriba, nos lastima, nos enseña, nos convierte en protagonistas de nuestra propia historia. 
Aunque el viento sople en contra, no dejes nunca de soñar, no caigas en el peor de los errores. 
Valora la belleza de las cosas simples, se puede hacer una ilusión sobre pequeñas cosas y causar el miedo en otras; disfruta del pánico que te provoca tener la vida por delante. 
Vívela intensamente, sin mediocridad. Piensa en ti, en el futuro y encara la tarea con orgullo y sin miedo. 
Aprende de quienes puedan enseñarte. Algunas veces, las personas llegan a nuestras vidas y rápidamente nos damos cuenta de que esto pasa porque debe de ser así, para servir un propósito, para enseñar una lección, para descubrir quienes somos en realidad, para enseñarnos lo que deseamos alcanzar..
Tú no sabes quiénes son estas personas, pero cuando fijas tus ojos en ellas, sabes y comprendes que afectarán tu vida de una manera profunda e intensa, te acompañarán en cada momento haciendo de ellos únicos y especiales. 
Te pasarán cosas que parecerán horribles, dolorosas e injustas, pero en realidad te ayudan a entender que si no hubieras superado esas cosas nunca habrías conocido tu potencial.
TODO pasa por una razón en la vida. Nada sucede por casualidad o por la suerte... alegrías, tristezas, sueños rotos, el amor, momentos perdidos o puras tonterías, todo ocurre para probar los límites que estás dispuesto a sobrepasar. 
La gente que conoces afecta tu vida; las caídas y los triunfos que tú experimentas crean la persona que eres, incluso el poder aprender de las malas experiencias. 
Sin estas pequeñas pruebas la vida sería como una carretera: suave y lisa. Una carretera directa sin rumbo a ningún lugar, plana. 
Si alguien te hiere, te traiciona o rompe tu corazón, le das las gracias porque te ha enseñado la importancia de perdonar, de dar confianza y de tener más cuidado de a quien le abres tu corazón. 
Si alguien te ama, ámalo tú también no porque él o ella te ame, sino porque te han enseñado a amar y a abrir tu corazón y tus ojos a las cosas pequeñas de la vida. 
Haz que cada día cuente y aprecia cada momento, además de aprender de todo lo que puedas, porque quizás más adelante no tengas la oportunidad de aprender lo que tienes que aprender de este momento. 
Permítete enamorarte, liberarte y poner tu vista en un lugar bien alto. 
Arriésgate, vive tus momentos de locura y mantén siempre tu cabeza en alto porque tienes todo el derecho de hacerlo. 
Repítete a ti mismo que eres magnífico y créelo; si no crees en ti mismo nadie más lo hará tampoco. 
Crea tu propia vida, encuéntrala y luego vívela... vívela como tu quieras vivirla.





domingo, 11 de noviembre de 2012

Ellas


Eh preciosas, hay alguien  que tiene que deciros una cosa.
Se trata de un chico torpe, pesado y algo tonto que se ha empeñado en haceros sonreír todos los días.
Me ha dicho que todas las mañanas tendréis sus tonterías , dice que os obligará a esperarle durante horas cuando quiera estar por ahí, que no os dejara dormir  porque piensa que solo hay que soñar despierto, y por último que os ayudará en todo lo que pueda, y en lo que no pueda también.
Pero vamos, que no le hagáis mucho caso, porque me han dicho por ahí que está un poco loco y hace cosas raras.
Ah, se me olvidaba, creo que también ha mencionado que no os fallará por nada ni por nadie y que lamenta mucho no haber estado cuando le necesitabais, pero ya sabéis lo que dicen, mejor tarde que nunca, y él siempre llega.

Espera, espera, ¿creíais que esto ya había terminado? Pues NO. Me falta recordaros que no ha parado de repetirme lo mucho que os quiere y que os necesita en su vida, en su día a día, en sus mañanas, tardes y noches, de lunes a domingo a jornada completa.
Aquí no hay vacaciones que valgan. Solo muchas horas extras pagadas con mimos y abrazos.
No olvidéis que ese pesado no os dejará tranquilas hasta que no seáis completa, absoluta y radicalmente felices, como vosotras hacéis con él.
Dice que odia las lágrimas, que son aburridas y estúpidas, que ya ha tenido demasiadas y que nada vale más que una sonrisa sincera de esas que empiezan por la boca, suben hasta los ojos y te llenan de ese mágico escalofrío.
Así que solo me queda recordaros una vez más, que esta vida dura poco pero da para mucho.
Aprovecharla al máximo y disfrutar de cada efímero instante, y si es con esta gran compañía que hacemos todos juntos mejor.



Que os quiero cojooonees!